Cosas de princesas | Moda y Belleza

Dulces sueños

9 mayo, 2017

Siento haber tardado tanto en publicar el post, pero llevamos unas semanas un poquito ajetreadas.

Hoy me apetecía escribiros sobre los pijamitas de las nenas. Sois muchas las que me preguntáis dónde compro esos pijamas –y no es para menos–.
¿Qué tienen de especial? Algo tan sencillo como una cremallera.

Cansada de atar los corchetes de los pijamas de las nenas mientras no paraban de moverse, un día me dije: “voy a investigar y a buscar pijamas que tengan una cremallera –tiene que haberlos–”; y los encontré. Cotilleé en la pagina de Zalando, en la que tienes de todo, y casi antes de hacer el pedido ya tienes al chico con cuatro cajas timbrando en la puerta de casa.

Di con diferentes marcas que tienen pijamas de cremalleras: Gelati kidwear es una marca que suele vender en packs de dos y el precio ronda los 35€, que dividido entre las mellis está bastante bien. Otra de las marcas es Carter’s –el pijama ronda los 15€–, sus diseños son preciosos y en la planta del pie traen antideslizante, un punto muy a favor –también los hay sin pie–; y otra de las marcas que suelo comprar es Gap, son un poquito más caros, pero aun así están genial.

Tengo que decir que soy una enferma de los pijamas, y al cabo del día como no paran quietas, se arrastran, se tiran, se manchan… las cambio como mínimo dos veces.

En alguna de estas marcas, como Carter’s, tenéis la opción de tallas más grandes; a Martina le he cogido más de uno, y creo que es de las mejores compras. Martina es una niña que en la cama se mueve mucho, no le gusta taparse, ¡¡y para evitar que duerma con su tripita al aire estos pijamas están súper bien!!

A Gorka le suelo comprar pijamas de dos piezas con los motivos de Disney que estén de moda en ese momento. ¡Es broma!

Que tengais dulces sueños.

 

Seguir leyendo

Anécdotas y Reflexiones | Cosas de princesas

Pon un animal en tu vida

20 marzo, 2017

Los nombres de las mascotas de los americanos son siempre espectaculares: Silver, Blondie, Rex.
En mi familia la imaginación no la utilizábamos para poner los nombres de nuestras mascotas; si bien hemos llegado a tener casi tanta variedad animal como Noe en su arca, los nombres de los pequeños inquilinos no variaban mucho: una tortuga llamada Tecla; un loro llamado Lucas; un pollito de colores llamado “Qué poco nos ha durado”, y ahí se agotó nuestra imaginación, TODOS LOS ANIMALES QUE HABITABAN EN NUESTRA CASA, dando igual si eran hembra o macho, se llamaba KUKI. Sí, algo así como los “Bola de Nieve” de Lisa Simpson pero con defunciones menos agresivas. Kuki, la cotorra; Kuki, el gato persa; Kuki, el gato siamés… Con el cambio de vivienda y mi consiguiente independencia, la adquisición de nuevos compañeros de vida ha llevado acarreada cambios también en la elección de los nombres. Tengo que decir que cuando conocí a mi marido tuve que traerme a mi nuevo hogar a kuki, un bulldog francés que con el cambio de aires pasó a llamarse Burton –es broma, Burton siempre fue Burton; un animal pequeño y compacto pero con una capacidad para soltar cuescos muy por encima de nuestro aguante para permanecer en apnea–.

Taylor —un bulldog Frances– y Kenya —un Terranova—, además de Luis Angel –un adulto con complejo de Peter pan— son los otros animales que pululan por estos rincones. Solo tenemos tres perros, pero soy de las que ven un perro o un gato en la calle y se lo quieren llevar para su casa. Ah, y Copo II, Nieve y Chupón, tres pececillos que la verdad es que no salen mucho de su pecera.

Dice mi marido que uno de los contras de tener tantos animales en casa, es que se pasa el día recogiendo trufas del jardín (sobre todo antes de que vengan invitados o la jardinera, que es que mezclar trufas y desbrozadora como comprenderéis no es plan (ya sabéis: si visitáis, avisad con antelación —4 o 5 horas— ; por cierto, vendemos trufas al por mayor.

A ver, “Kukis”, de lo que yo os quería hablar es de la relación entre mis niñas y mis mascotas, partiendo de las maravillosas experiencias con animalitos que tuve desde niña. No todas fueron para echar cohetes y muchas de ellas fueron más que lamentables, porque como os imaginareis, en casa de mis padres no habita la cantidad de animales que os he mencionado antes; aunque seguro que ya sospechabais algo acerca de “Qué poco nos ha durado”. Siendo la curiosidad de nuestros hijos ilimitada, tarde o temprano acaban preguntando acerca de un tema tabú como es la muerte, y, tristemente, tanto como cierto, nuestras mascotas son los primeros amigos que tienen, y los primeros en perder; con lo que la perdida de un animal querido puede servirnos como herramienta para explicar a nuestros hijos algo tan delicado.

La bolsa de la basura, ahí es donde me encontré a Kuki, nuestra cotorra. Mi madre me había explicado que la pobre había ido al cielo; yo la verdad es que me imaginaba un cielo con menos plásticos y peladuras de fruta.

Hay despedidas que son para siempre. Mamá gustaba de salir al balcón con el loro en el hombro; sí, como si fuera un pirata, solo que en las películas, el loro está en un barco rodeado de agua, y no tiene muchos sitios a los que ir, y en un balcón… Hasta luego, Lucas.

En mi casa, la única baja que hemos sufrido ha sido la de Copo I, y al ser la primera en sufrir en familia, le dimos una noble despedida: lo tiramos al retrete y disparamos tres salvas de cisterna en su honor –como si volviese al mar–.

Las mellis aún son muy pequeñas, pero Martina tiene una edad en la que queremos inculcarle la responsabilidad que conlleva tener una mascota. Ella se encarga de dar de comer a los peces, y muchas veces a los perros –aunque estos últimos con las galletas que roban a las mellis se pueden dar por alimentados (claro, porque si son los peces los que roban las galletas a las niñas, aquí hay alguien que no está en su medio natural)–.

Conocen, nuestras peques, el amor incondicional y la necesaria compañia –los peces menos, pero también. Les tengo mucho cariño– de los primeros amigos. Burton, Taylor, Kenya siempre están dispuestos a dar mimos a las peques, aunque a veces alguna de la mellis,en un imprevisto, caigan al suelo.
En esta casa los besos se dan en cantidades industriales.

Durante una temporada Martina, insistía en que quería un caballo –aunque también nos ha pedido dos hermanitos y nanai (para quien me lea de fuera del Pais Vasco, “nanai” no es un nombre vasco)–, pero bastante tiene mi marido con el tamaño de las trufas de un Terranova, como para que encima la jardinera nos coja la baja.

Creo que el poder permitirnos criar a nuestros hijos rodeados de “pequeños amigos” es una de las mejores decisiones que hemos podido tomar, esa y aquel octubre que fuimos veganos –por temas de alimentación y de desgaste físico, y también de hambre y sobre todo de una fuerza de voluntad bastante distraída tuvimos que volver a la dieta de antes–.

Buenos dias!!!

Seguir leyendo